La poda anual es uno de los cuidados más importantes para los geranios ya que rejuvenece la planta y le permite seguir dando flores.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es cuándo podar los geranios ya que son plantas muy sensibles al frío, lo más recomendable es podar en otoño o en primavera.

Cuando podar los geranios según el clima

Uno de los factores importantes para saber cuándo podar los geranios es el clima del lugar donde vivimos.

Normalmente los geranios se podan en otoño, después que hayan dado flores en verano.

Pero quienes habitan en regiones muy frías donde los inviernos son duros y se producen heladas, lo más recomendable será esperar a las primeras semanas de primavera, antes que comiencen a nacer las primeras flores.

Cuando podar los geranios Clima

Estas plantas son muy delicadas al frio y este es un dato fundamental al decidir cuándo podar los geranios.

Si la poda se lleva a cabo después que florezcan en verano, durante el tiempo de recuperación se encontraran con el invierno y sus temperaturas bajas que afectaran sus hojas.

Esto depende mucho del lugar donde se viva. Algunas regiones tienen un clima más cálido y el invierno es más suave. En estos casos, las plantas pueden recuperarse y resistir a esta estación del año sin que su crecimiento y desarrollo se vea afectado.

Cuando podar los geranios según el objetivo

Depende del objetivo que se busque, hay que saber cuándo podar los geranios para conseguirlo y no provocarle daños a la planta.

En primer lugar, hay que mencionar que los geranios necesitan una poda anual. Esto le da muchos beneficios a la planta, especialmente a los geranios que solo florecen una vez por año.

Si esta poda es olvidada, las ramas crecerán de más volviéndose débiles y la floración será muy limitada.

La poda se puede llevar a cabo para limpiar eliminando las ramas dañadas y enfermas, o para fortalecerlo para la siguiente floración. De esto depende la decisión de cuándo podar los geranios.

Cuando podar los geranios Objetivo

El invierno es la estación más adecuada para eliminar las ramas enfermas ya que es cuando la planta se encuentra menos activa.

En cambio, si se van a cortar ramas sanas para fortalecer la planta, entonces debe realizarse en un momento donde el clima sea más suave, preferentemente en otoño.

Hay personas que podan los geranios dos veces por año con el objetivo de activar el crecimiento de la planta y cuidar su forma estética. En este caso, la segunda poda debe realizarse preferentemente en primavera, cuando el clima es más templado.

Cuando podar los geranios según el tipo de poda

Poda primaria de geranio

Ya hemos visto que la poda tiene muchos beneficios para la planta, pero es importante saber cuándo podar los geranios para que se mantengan saludables.

Cuando podar los geranios

La poda primaria es la poda anual. Esta práctica debe tener lugar en las últimas semanas de invierno o las primeras semanas de primavera para conseguir fortalecer la planta.

Es muy importante tener en cuenta que esta debe ser una poda severa en donde las ramas del geranio sean reducidas casi a nivel del suelo.

Con esto se consigue que el gasto de energía de la planta sea mínimo para que pueda prepararse para la próxima temporada de floración. Si la planta se desarrolla demasiado alta y delgada, las flores serán escasas y débiles.

Los tallos laterales que has cortado al podar la planta pueden utilizarse para cultivar nuevos geranios. Debes escoger los tallos que tienen menos de 10 cm, estos deben ser cortados siempre por el nudo. Quita la mayoría de las hojas, solo deja unas pocas en la parte superior y está listo para ser cultivado.

Entonces, si te preguntas ¿Cuándo podar los geranios cada año? Lo más recomendable es que esperes a la primavera para que la planta esté preparada para dar flores en cantidad y calidad durante el verano.

Poda secundaria de geranio

Además de la poda principal y básica, si se sabe cuándo podar los geranios se puede aplicar una poda secundaria en el año que por supuesto también será muy beneficiosa.

Esta es una poda de limpieza que sirve para eliminar todas las partes dañadas y enfermas de la planta. Es ideal para evitar que se enferme o envejezca, como también para recuperarla o rejuvenecerla en caso que ya este afectada.

Este tipo de poda debe llevarse a cabo durante el otoño. En esta estación la planta se encuentra menos activa por lo que podrá recuperarse en el invierno sin mayores problemas.

Además, en el otoño también se puede realizar una poda superficial. Se deben quitar todos los restos de flores que le hayan quedado, eliminar las flores marchitas y despuntar la planta para evitar que gaste energía de forma innecesaria.

Consejos sobre cómo y cuándo podar los geranios

La temporada en la que se realiza la poda es fundamental por eso es tan importante aprender cómo y cuándo podar los geranios ya que un error podría debilitar a la planta y marchitarse al enfrentarse al invierno.

Al podar los geranios, la planta se verá mucho más bonita estéticamente, pero sobre todo estará más fuerte y saludable para poder dar más flores.

Cuando podar los geranios Consejos

Se recomienda cortar o reducir el tamaño de las ramas superiores para que se desarrollen más ramas en la parte baja de la planta, con esto toma una forma maravillosa que se ve todavía mucho mejor al florecer.

Ya hemos visto cuándo podar los geranios, ahora a continuación les compartiremos algunos consejos sobre cómo llevar a cabo la poda.

  • La poda se realizará según la forma que hayas elegido para tu planta. Debes decidir si quieres que luzca redonda, ovalada o colgante.
  • Comienza por eliminar todas las ramas que estén enfermas, débiles o dañadas para poder identificar mejor las ramas productivas y saber cómo cortarlas.
  • Teniendo en cuenta el diseño de la planta, corta las ramas que sobresalen.
  • Si tiene flores marchitas debes quitarlas ya que no solo arruina la estética, sino que además impide que crezcan flores nuevas.

Al podar las ramas laterales debes hacer el corte lo más próximo al tallo central para poder utilizarlas para cultivar nuevos geranios.