Podar una lavanda dos veces al año es un cuidado clave para mantener la planta joven y en  buen estado. En estas podas se eliminaran todas las ramas marchitas e improductivas para evitar que la planta se vuelva leñosa, lo que no solo atenta contra su estética sino que además acorta su vida.

Beneficios de podar una planta de lavanda

La lavanda es una planta que pertenece al genero de las lavándulas. Tiene propiedades calmantes por lo que se la considera una planta medicinal. Es de fácil cultivo y requiere de pocos cuidados, uno de ellos es aprender cómo podar una lavanda correctamente.

Se necesitan de dos podas anuales para conseguir que la planta de lavanda mantenga su forma, estética y tenga una vida más larga.

Al tratarse de una especie que requiere de mucho sol, si se encuentra ubicada en la sombra necesitara de podas más profundas para mejorar la exposición a la luminosidad, de lo contrario comenzara a perder hojas y marchitarse.

Además, por medio de la poda se evita que la planta se vuelva leñosa, o al menos se logra retardar este proceso. Esto es muy beneficioso ya que las ramas y troncos con estas durezas se pudren y debilitan con más facilidad, no producen brotes y por lo tanto la planta no puede rejuvenecer. En cambio, si se evita el desarrollo de ramas leñosas, la lavanda se mantendrá más fuerte y su vida se alargara, algo muy importante en estas plantas de vida corta.

Como podar una planta de lavanda

¿Cuándo podar una lavanda?

Para saber cómo podar una lavanda es importante conocer las características de esta planta, principalmente que se trata de una planta resistente. Este es un dato muy importante a tener en cuenta para saber cuándo llevar a cabo la poda.

La lavanda necesita ser podada entre 1 y 2 veces por año:

  • La primera poda debe realizarse durante las primeras semanas de primavera para favorecer el desarrollo y desacelerar el proceso de envejecimiento.
  • La segunda debe aplicarse después que florezca en el verano para limpiarla eliminando ramas y espigas marchitas.

Poda de verano

La poda de la lavanda en esta estación del año debe realizarse en las ultimas semanas, casi a principio del otoño.

Es una poda sencilla en la que hay que eliminar todos los tallos que han florecido. Si el tallo es corto elimina solo la flor, no quites hojas. En cambio, si el tallo es más largo, corta por encima de las primeras hojas.

Aunque se puede ir realizando la poda de forma progresiva mientras se van perdiendo las flores, hay quieres esperan a que estén todas marchitas para eliminarlas en una sola poda.

Las flores secas pueden aprovecharse para obtener nuevas plantas de lavanda.

Poda de primavera

La primavera es la estación del año en la que se debe realizar una poda de formación o mantenimiento a las lavandas.

Esta poda se aplica para eliminar cortando por la base todos aquellos tallos que no han dado flores, mientras que al resto hay que cortarlos para reducir su longitud al 50%. Esto estimulara a la lavanda para que desarrolle sus ramas con más fuerza.

Si la planta tiene una copa muy densa y hay partes de la planta que no reciben luz solar, en esta poda también hay que corregir esto cortando unos centímetros a todas las ramas.

Los esquejes que se obtengan de la poda también pueden servir para cultivar nuevas plantas de lavanda.

Tipos de poda de Lavanda

Cómo podar una planta de lavanda

Herramientas para podar

Tener las herramientas es fundamental para saber cómo podar una planta de lavanda de forma correcta.

La principal herramienta con la que necesitamos contar es una tijera de poda básica, con esta se pueden cortar las ramas finas y gruesas. Otra opciones es emplear una navaja.

Una tijera cortasetos puede ser útil si se necesita podar varias lavandas ya que permitirá agilizar el trabajo.

Podar una lavanda paso a paso

Ya hemos visto la importancia de saber cómo podar una lavanda para evitar que esta planta envejezca de forma prematura.

Pasos para podar una planta de lavanda:

  1. Comienza por limpiar y desinfectar las herramientas que utilizaras para la poda. Este es un paso muy importante ya que se evita que los cortes se contaminen con algún agente infeccioso.
  2. Selecciona las ramas que debes cortar, dependiendo del tipo de poda y el tipo de tallo. Sostenlos formando un manojo.
  3. Corta los tallos. Recuerda que como mínimo debes cortar 5 centímetros, aunque algunos de ellos necesitaran un corte a la mitad.
  4. Continua podando la lavanda para darle la forma que deseas.

Podar la lavanda según la edad de la planta

A pesar de contar con una guía paso a paso puede resultar complicado saber cómo podar una lavanda porque no todas ellas deben podarse de la misma manera, esto depende mucho de la edad de la planta.

Lavanda jóvenes

Durante el transcurso del primer año de vida de la lavanda, hay que aplicar una poda de formación en la primavera.

Se deben cortar todos los tallos que no estén florecidos lo más próximo a la base posible. Todos los demás tallos y ramas deben ser cortados al 50%, esto impulsara el desarrollo de nuevos brotes.

Lavanda adultas

Una planta de lavanda adulta necesita de 2 podas anuales, la más importante de ella es la que se realiza después de la floración.

Para evitar que la planta envejezca y se debilite no hay que dejar que la rama principal, o el tronco, quede demasiado expuesto.

En esta poda hay que cortar todas las ramas y tallos eliminando aproximadamente 10 cm de cada uno de ellos con el objetivo de incentivar a la planta para que se desarrolle y renueve su forma.

Lavanda viejas

Por ultimo, podar una lavanda vieja puede ser la solución para lograr que la planta se rejuvenezca.

En esta poda hay que eliminar las ramas más antiguas que se encuentren próximo a la base. Las demás ramas deben ser cortadas por debajo de los brotes más nuevos. Es importante que siempre le queden hojas a las ramas, de lo contrario se marchitaran y secaran más rápido.

Además, como las plantas viejas son más débiles, en cada corte hay que aplicar un producto cicatrizante para protegerla de infecciones.