A diferencia de otros tipos de árboles, los pinos no necesitan de la poda para poder crecer y desarrollarse correctamente. Aun así en algunas circunstancias hay que realizar un aclarado y pinzado.

Por esto es muy importante aprender cómo podar un pino de forma correcta y en qué época para evitar causarle daños innecesarios.

Beneficios de podar un pino

Aunque los pinos no necesiten de podas frecuentes para su desarrollo, igualmente esta práctica les ofrece muchos beneficios, mucho más a los pinos de jardín.

Al aprender cómo podar un pino y eliminar las ramas innecesarias se consigue que la copa no solo tenga una forma más estética y bonita, sino también sea más saludable ya que permite que el aire circule por su interior.

Beneficios de podar un pino

Además, si los pinos crecen demasiado y se hacen muy pesados, pueden desequilibrar al tronco y terminar por caerse.

Cuando podar un pino

A pesar que muchas personas recomiendan no podar los pinos, hay situaciones que donde se necesita hacerlo.

No te preocupes, si saber cómo podar un pino de forma correcta puedes hacerlo sin causarle daños al árbol.

Algunas de las circunstancias donde los pinos requieren de una poda son:

  • Cuando son pinos demasiado pesados o altos con riesgo de caída
  • Si crecen torcidos y pueden desarraigarse
  • Al tener copas muy tupidas que no permiten el paso de la luz y el aire
  • En caso de encontrarse plantado en lugar no adecuado
  • Si los pinos están enfermos o afectados por plagas y no se pueden recuperar

Cuál es la mejor época para podar un pino

Uno de los primeros detalles a tener en cuenta al momento de aprender cómo podar un pino es en que época del año es más adecuado hacerlo, siempre priorizando el bienestar del árbol.

Final de invierno

El invierno es una estación poco amigable para los árboles. Se debe esperar a que termine la temporada de fríos extremos para realizar la poda del pino, siendo que las heladas podrían causar muchos daños en los troncos.

Como podar un Pino en invierno

En cambio, ya en los últimos días del invierno, con el clima más cálido, las heridas cicatrizaran más rápido y se evitara la formación de hongos.

Final del verano

Por otra parte, hay quienes prefieren esperar al final del verano para podar un pino.

Podar el árbol durante la temporada de calor tampoco es una buena idea. El pino podría ser atacado por plagas de insectos. En cambio, si se lo poda al final de esta estación podrá recuperarse durante el otoño.

Cómo podar un pino paso a paso

Aprender cómo podar un pino de forma correcta es importante porque, a diferencia de otras especies de árboles que necesitan de recortes frecuentes, los pinos se podan cada 7 u 8 años. Así que en cada oportunidad hay que hacerlo de la mejor manera.

Para saber cuál es la mejor técnica para podar un pino hay que analizar el árbol. En caso que tenga una copa muy tupida y el viento no pueda pasar a su interior, razón por la que sus hojas y ramas están débiles, entonces necesitara de un aclarado.

En cambio, si lo que se busca es podar el pino por cuestiones estéticas o para evitar que crezca tanto, entonces hay que llevar a cabo un pinzado.

Cuando y cómo podar un pino por primera vez

La primera poda de un pino debe realizarse después que el árbol tenga 6 años, y antes que lleguen sus 8 años.

En ese tiempo hay que llevar a cabo una poda sencilla que tiene como objetivo que el tronco se desarrolle y fortalezca, y que crezcan más cantidad de ramas y más vigorosas para que tenga una copa más tupida.

Consejos para podar un pino

La poda es más recomendada para los pinos de jardín ya que si el árbol se encuentra en un entorno natural donde puede crecer libremente, y no tiene defectos o crecimiento incorrecto, entonces no será necesario podarlo.

Consejos para podar un pino

En estos casos solamente se pueden eliminar las ramas muertas y algunas ramas innecesarias para permitir que la luz y el aire puedan ingresar al interior de la copa.

Es diferente si el árbol tiene riesgo de caída o desprendimiento. No solo se necesario podarlo, sino que quizás haya que recurrir a la tala del mismo.

Al tener en cuenta estos consejos sobre cómo podar un pino se logrará fortalecer las raíces, tronco y ramas de estos árboles para evitar que tengan problemas en su crecimiento y tengan que ser talados.

  • La poda debe comenzar por la parte inferior del pino e ir avanzando hacia la parte superior.
  • Hay que eliminar las ramas secas y enfermas.
  • Las ramas que crecen desde la base y la parte más baja del tronco también debe ser eliminada ya que esto permite que el tronco se desarrolle más fuerte y resistente.
  • La copa no debe tener ramas de más, hay que aclararla para permitir que la luz y el aire lleguen a las ramas interior y más bajas.
  • La poda de los pinos siempre debe llevarse a cabo con tijeras especiales para poda y que estén bien afiladas. Además, es importante que estén limpias y desinfectadas.
  • Los cortes deben realizarse en ángulo.
  • Nunca debe podarse un pino menor a 6 años.
  • No hay que realizar la poda en días de lluvia o nieve ya que esto aumenta el riesgo de que se desarrollen hongos o el árbol sea atacado por insectos.

Cómo podar un pino para que no crezca

Los pinos son árboles que pueden llegar a alcanzar los 30 metros de altura.

Quienes tienen esta especie de árbol en su jardín y quieren que tenga una altura menor pueden aprender cómo podar un pino para que no crezca tanto.

  • Se debe comenzar por cortar el tallo central superior. El corte debe realizarse en un ángulo de 45º recortando entre 15 y 30 cm.
  • Las ramas que se encuentran un poco más abajo de la rama central también deben ser podadas unos pocos centímetros para reducir su longitud.
  • Continúa cortando el resto de las ramas laterales hacia abajo, manteniendo una longitud equilibrada para que el pino no pierda su forma de cono.
  • Si quieres que el pino no siga creciendo debes realizar una poda anual eliminando los nuevos crecimientos.