Para disfrutar del arte de cultivar un árbol en miniatura es fundamental saber cómo podar un bonsái, ya que esta tarea es clave para su crecimiento y mantenimiento.

Existen dos tipos de podas diferentes: poda de modelación y poda de mantenimiento; además también es necesario podar sus raíces para que se desarrollen sanas y fuertes.

Definición de bonsái

Como podar un bonsai

Bonsái es un término de origen japonés, que tiene su raíz etimológica en el vocablo “chima bom” y “sái” que, traducido al español, quiere decir: bandeja y cultivar. Al unir estas dos palabras, el significado de bonsái es plantar en bandeja.

Antes de aprender cómo podar un bonsái es importante comprender que el cultivo de estos árboles en miniatura es considerado una disciplina artística basada en la horticultura de la antigua China.

La historia de los bonsái tiene más de 2000 años. Para los monjes taoístas, el bonsái representa la unión entre el cielo y la tierra, lo humano y lo divino. Se creía que quienes tenían este árbol en miniatura se aseguraban la vida eterna.

¿Cómo podar un bonsái?

Aprender cómo podar un bonsái es esencial para cultivar un árbol en miniatura ya que es necesario llevar a cabo esta tarea aplicando las técnicas correctas, de lo contrario un error o un mal corte lo puede terminar marchitando.

Poda de mantenimiento para bonsái

Poda de mantenimiento de un bonsai

Una de las técnicas que se deben aprender es cómo podar un bonsái para mantenimiento. A este tipo de poda comúnmente se lo conoce como “pinzado”.

El crecimiento de los árboles se da mayormente en las ramas hacia la parte superior y externa. Por esta razón, la poda debe realizarse regularmente en estas zonas para mantener la forma y permitirle crecer con más fuerza y vigor a las ramas interiores. Este tipo de poda debe llevarse a cabo durante la temporada de crecimiento.

Para poder lucir un bonsái saludable y atractivo debes conocer las técnicas básicas sobre cómo podar un bonsái para mantenimiento.

  • Se recomienda podar las ramas más extensas, aquellas que tienen más de 7 pares de hojas. Usando una tijera afilada se debe hacer un corte dejando solo 3 pares de hojas.
  • Otras ramas que hay que podar son las que crezcan hacia adelante y dejen oculto al tronco, las que tengan curvas que arruinen la estética y si hay dos que tengan la misma altura se debe cortar una de ellas.
  • Además, si hay brotes desde el tronco y hojas amarillentas también deben ser eliminados. Ojo, estos no deben cortarse con tijeras ya que se marchitan y rápidamente toman un coloración marrón. Los brotes y las hojas deben arrancase son suavidad sujetándolo con los dedos indice y pulgar.

Es muy importante aprender cómo podar un bonsái de forma correcta ya que, al eliminar las ramas y hojas innecesarias, se esta favoreciendo a una mejor distribución de los nutrientes para que el resto del árbol y el follaje crezcan con más fuerza. 

Poda de formación de bonsái

Poda de formación de un bonsai

Para aprender cómo podar un bonsái debes saber que, además de la poda de mantenimiento, existe otro tipo llamado “poda de formación”. El objetivo de esta poda es moldear el árbol para darle la forma deseada.

El diseño estético del árbol dependerá de las ramas que cortes, cuanto las cortes y como lo hagas, teniendo en cuenta que un error puede cambiar su forma por completo.

La poda de formación de bonsái debe llevarse a cabo durante los primeros días de la primavera o cuando el otoño este finalizando ya que en estas temporadas el crecimiento cesa.

Cómo podar un bonsái para darle forma

  • Comienza por colocarlo sobre una mesa de apoyo alta para que puedas observarlo mejor, completo y con todos sus detalles.
  • Retira todas las ramas marchitas y muertas, excepto las que estén en la base.
  • Una vez que el árbol quede más despejado, identifica las ramas que debes podar porque no se ajustan al diseño que deseas.
  • Algunas de las ramas que deben ser eliminadas son las que crecen en vertical, las que son muy gruesas y no se doblan, las que tienen giros y vueltas poco naturales, las que dejan oculto al tronco y las que tengan la misma medida, en este ultimo caso solo hay que dejar una de ellas y eliminar las otras.

Ten en cuenta que al podar las ramas gruesas se esta provocando una herida en el árbol y por lo tanto debe ser cicatrizada.

En primer lugar, para evitar que las heridas sean mayores, se debe usar una podadora cóncava. Aprender cómo podar un bonsái no solo se trata de conocer las técnicas, sino también de usar las herramientas adecuadas ya que cada una de ellas esta diseñada para un fin en especial.

En este caso, la podadora cóncava tienen cuchillas que son ideales para realizar cortes con acabado más estético y en una forma que le permite a la rama regenerarse.

Como dar forma a un bonsai

Por ultimo, en las heridas se debe aplicar pasta selladora o cicatrizante que protegerá el árbol evitando que se infecte, enferme o sea atacado por insectos.

¿Cómo podar las raíces de un bonsái?

Una de las partes más importantes de cualquier árbol son sus raíces. Por esta razón, al aprender cómo podar un bonsái se debe conocer cuáles son las raíces que hay que podar y cómo hacerlo ya que de esto depende el desarrollo del árbol.

Los bonsái tienen dos tipos de raíces:

  • Raíces finas: Son tan delgadas que parecen hilos. Tienen la función de absorber los nutrientes de la tierra para alimentar al árbol.
  • Raíces gruesas: A simple vista se las puede diferenciar porque son muy voluminosas. Al ser más fuerte, su función es anclar al bonsái al suelo y buscar alimento y agua de zonas subterráneas más profundas. Además, estas sobresalen de la tierra dando un toque estético muy valioso en el diseño de este árbol.

Para aprender cómo podar un bonsái y cortar sus raíces se debe saber que este tipo de árbol en miniatura necesita más de las raíces finas, que son las que le proveen nutrientes, que de las gruesas.

Otro dato importante a tener en cuenta es que las raíces se regeneran y crecen por eso al cortarlas se esta dando lugar para que crezcan nuevas, más fuertes y más largas.

Entonces, las raíces finas solo se deben cortar aquellas que sean más largas y a las demás realizarles un corte ligero en las puntas. En cuanto a las raíces gruesas, solo hay que dejar algunas pocas de ellas siendo que le quitan espacio a las raíces más finas y esto no es bueno.

El corte de raíces en bonsái debe realizarse siempre que el árbol sea trasplantado para facilitar su fijación. Luego, cada algún tiempo, hay que controlarlas y cortarlas nuevamente siendo que crecen exageradamente.

Por ultimo, cuando ya el árbol tenga raíces fuertes, este tipo de poda debe realizarse solo cada 1 o 2 años, eliminando 1/3 del total de raíces para favorecer su regeneración y así lograr que el árbol se rejuvenezca.