Las plantas de tomate necesitan ser podadas desde que comienzan a crecer, pero es importante saber cómo podar el tomate correctamente para conseguir frutos más grandes y de mejor calidad, no eliminando ramas productivas y evitar infecciones.

Poda según la variedad del tomate

Lo primero que hay que tener en cuenta al aprender cómo podar el tomate es que no todas las variedades de esta planta deben podarse de la misma manera, es más algunas de ellas no necesitan de podas.

Poda según la variedad del tomate

Indeterminado

Las plantas de tomate de crecimiento indeterminado crecen y mantienen su producción toda la temporada.

Necesitan ser podados para controlar su crecimiento, como también para permitir una mejor exposición al sol y al aire para aumentar la calidad del fruto.

Determinado

Por su parte, los tomates determinados tienen un crecimiento más regulado por lo que no necesitan de tantas podas, solo para mejorar la aireación y la exposición al sol que es fundamental para la producción de frutos.

Tomate Cherry

Los tomates Cherry pertenecen a la categoría de tomates determinados.

Por esta razón, estas plantas no necesitan de podas intensas o drásticas, solo una poda ligera para controlar su forma.

Como podar tomates cherry

Cuándo podar la planta de tomate

Conocer las técnicas y cómo podar el tomate es importante, tanto cómo saber cuál es el mejor momento para llevar a cabo la poda.

Aunque esto depende mucho del tipo de poda que se vaya a aplicar (lo explicaremos más abajo), generalmente se recomienda podar el tomate en momentos donde los niveles de humedad se mantengan bajos.

También se debe evitar cortar la planta cuando se encuentre mojada o cuando vaya a llover.

Tipos de podas

Brotes axilares

Desde el momento en que se realiza el trasplante es necesario saber cómo podar el tomate ya que después de 15 – 20 días hay que realizar los primeros cortes.

Se deben eliminar los brotes laterales de las axilas de las hojas ya que si no se formaran tallos nuevos que consumirán recursos y ocuparan espacio que debe ser destinado al crecimiento del tallo principal.

Es importante cortar estos brotes lo antes posible para evitar riesgos de infecciones, derrochar energía de la planta que puede aprovecharse para el desarrollo de hojas y frutos, y además para que sean fáciles de desprender y no se necesiten usar herramientas especiales.

Si se encuentra en la temporada de verano, esta poda puede realizarse cada vez que crezca un brote.

En caso que sea un otoño frío o invierno, lo mejor será realizar esta poda cada 2 semanas, igualmente no será necesario hacerlo antes porque el crecimiento de la planta es más lento.

Hojas

Al aprender cómo podar el tomate hay que saber realizar la poda de hojas en la que se eliminaran las hojas viejas o enfermas con el fin de mejorar la exposición al aire y sol, lo que beneficia directamente a los frutos.

En esta poda hay que eliminar, además de las hojas marchitas y en mal estado, aquellas que estén cerca del suelo y las que se encuentran por encima de los ramos del fruto.

No hay que exagerar con esta poda, se deben eliminar un máximo de 3 hojas por rama, ya que si no se puede ocasionar un desequilibrio.

Tipos de Podas de Tomates

Despunte

Esta poda se lleva a cabo en la tomatera con el fin de controlar el crecimiento.

Se debe cortar el brote apical dejando solo 1 ó 2 hojas por encima del ultimo racimo de flores.

El despunte se hace con el objetivo de evitar consumos innecesarios de energía que pueden ser aprovechadas mejor por los frutos.

Flores

Al podar el tomate, en aquellos tipos de tomateras en los que los frutos crecen en ramos, se necesita eliminar un poco de flores en cada uno de ellos.

Gracias a esta poda se consigue aumentar la calidad y el tamaño de los tomates.

Cómo podar el tomate paso a paso

Para podar una planta de tomate se debe identificar el “brote de crecimiento”, también conocido como la guía principal de planta, este es el tallo que crece de la tierra hasta la punta.

De esta rama principal crecen hojas y brotes que se convierten en ramas secundarias, de las que nacerán más hojas y brotes que serán ramas terciarias.

Todo este proceso de desarrollo consume mucha energía, quedando muy pocos recursos disponibles para los frutos.

Entonces, aunque la planta sea muy tupida, repleta de ramas y hojas, los frutos serán pocos y de tamaño muy pequeño.

Por esto es que se necesita podar y reducir la frondosidad de la tomatera, así se conseguirá que la mayor parte de la energía este destinada a la calidad de los frutos.

Cómo podar el tomate paso a paso

Pasos para podar una planta de tomate

  1. Identifica los brotes secundarios que han crecido entre el tallo principal y las primeras hojas. Estos deben ser eliminados antes que lleguen a los 5 cm de diámetro. Se desprenden fácilmente con las uñas, no se necesitan de herramientas. Siempre hay que tener cuidado de no lastimar al tallo principal.
  2. Es necesario que la planta tenga una segunda guía de crecimiento por eso después que la planta tenga 4 o 5 hojas hay que dejar crecer un nuevo brote.
  3. El tercer brote de crecimiento debe dejarse crecer unas pocas hojas por encima de la rama principal.
  4. Los nuevos brotes que vayan creciendo de las ramas deben ser eliminados así que hay que revisando la planta regularmente.

Consejos para podar tomates

Por último, en esta guía sobre cómo podar el tomate, les dejamos algunos consejos que pueden aplicar en plantas de cualquier tipo.

  • Limpia y desinfecta las manos y las herramientas antes y después de podar la planta de tomate para evitar que los cortes se infecten.
  • Elimina las ramas que se encuentran por debajo de las primeras flores. Si se trata de un tomate determinado recién elimina las ramas cuando las hojas se pongan amarillas.
  • Las plantas de tomate Cherry no necesitan de muchas podas. En esta especie es más importante la cantidad de frutos que la calidad, por lo que cuanto más crezca la planta más fruto dará.
  • Aprovecha los brotes para obtener nuevas plantas de tomate, estos prenden muy rápido así que en 2 semanas ya tendrás una nueva tomatera.