Aunque la poda no sea un cuidado fundamental en la vida de esta planta, cualquier persona que tiene una de ellas en el jardín debe aprender cómo podar el romero para controlar su crecimiento, mantener su forma y rejuvenecerla cuando este envejeciendo.

¿Cómo se poda la planta de romero?

El romero es una planta aromática originaria del Mediterráneo que se utiliza con fines medicinales, cosméticos y culinarios.

Aunque comúnmente el romero se mantiene a aproximadamente 50 cm de altura, este arbusto puede llegar a alcanzar y superar los 2 metros. Por esta razón es que aunque la poda no sea un cuidado vital, si es de gran importancia para controlar su crecimiento, mantener la planta con la forma deseada y rejuvenecerlo cuando ya este viejo para alargar su vida útil.

El primer paso para aprender cómo podar el romero es contar con las herramientas adecuadas, que no son más que tijeras de podar afiladas correctamente y guantes para proteger las manos.

Como podar el Romero

¿Cuándo podar el romero?

La mejor temporada del año para podar el romero es durante la primavera y verano. Estas plantas son muy delicadas por lo que se debe evitar llevar a cabo la poda en el invierno para que no queden expuestas a las temperaturas bajas y las heladas.

Otra cuestión a tener en cuenta para saber cómo podar el romero y cuál es la mejor época para llevar a cabo este cuidado es el tipo de poda.
La poda de rejuvenecimiento, al ser muy agresiva, debe realizarse después del invierno para darle tiempo a la planta para que los cortes cicatricen. En cambio, la poda de limpieza puede aplicarse en cualquier momento.

Tipos de poda en el romero

Poda de formación

Este tipo de poda debe aplicarse en los romeros recién plantados para darle la forma deseada y luego mientras vaya creciendo para mantenerla.

En la primera poda todavía no hay muchas ramas que cortar pero poco a poco hay que ir dándole la forma deseada. Luego, se podrán utilizar esos cortes como guía para saber donde cortar cuando las ramas vayan creciendo, así se mantendrá la forma que se le ha dado al arbusto en un principio.

Como podar el Romero

Poda para controlar crecimiento

Se debe aprender cómo podar el romero para controlar su crecimiento ya que si se le da libertad esta planta puede alcanzar hasta los 2 metros de altura o más.

Esta es una poda que debe realizarse con cuidado ya que si se cortan ramas de más se puede afectar negativamente a la planta. Para conseguir un buen resultado se debe comenzar por eliminar todas las ramas en mal estado. Las ramas sanas deben cortarse como mucho un tercio de su longitud. Esto se aplica tanto en las ramas que crecen hacia arriba, como también en las que crecen hacia los lados.

Si la planta esta muy crecida, lo mejor sera ir reduciendo su tamaño progresivamente con podas cada uno o dos meses. Esto le permite recuperarse y cicatrizar las heridas antes que sea podada nuevamente.

Poda de rejuvenecimiento

Cuando las plantas comienzan a mostrar signos de envejecimiento necesita aplicarse una poda de rejuvenecimiento. Esto no solo mejorara la estética de la planta, sino que le permitirá regenerarse para que se mantenga saludable por más tiempo.

En el caso de los romeros, la poda de rejuvenecimiento debe aplicarse cuando ya tenga varios años de edad, mucha madera seca y su crecimiento se haya detenido.

Hay que saber cómo podar el romero para rejuvenecerlo ya que se trata de una poda muy drástica y se deben evitar cometer errores que puedan tener consecuencias negativas. En algunos casos, la planta no puede recuperarse después de esta poda, no consigue dar nuevos brotes y se seca. Afortunadamente, la mayoría de los romeros logran fortalecerse y regenerarse después de una poda de rejuvenecimiento si se la realiza de forma correcta.

Debes identificar cuáles son las ramas que se encuentran saludables y cuáles no. Todas las ramas viejas, secas, dañadas o improductivas deben ser eliminadas con un corte lo más próximo posible a la base. Las ramas sanas, en cambio, no hay que podarlas, estas deben seguir creciendo.

Como podar el Romero

Consejos para podar el romero

Si quieres cultivar estas plantas en tu jardín y aprender cómo podar el romero fácil, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudaran a que el trabajo sea más sencillo y puedas conseguir un buen resultado.

  • Herramientas desinfectadas:
    Para podar un romero no se necesitan de herramientas complejas, es suficiente con contar con una tijera de podar ya que no hay ramas gruesas ni demasiada leñosas, a menos que se trate de un romero viejo.

Es importante que las tijeras se encuentren limpias y desinfectadas al momento de llevar a cabo la poda. La suciedad puede afectar su filo y provocar cortes irregulares, además si esta contaminada con alguna bacteria puede causar infección en la herida.

  • Planifica la poda:
    Es necesario tener claro el objetivo de la poda y cómo se la realizara antes de dar el primer corte.
    Si se va aplicar una poda de modelación hay que tener en claro que forma se le quiere dar al arbusto, de esta manera se evitaran hacer cortes innecesarios o erróneos.

  • No te excedas en la poda:
    Las podas siempre deben ser ligeras, los romeros nunca deben podarse en exceso. Esto provocaría que el arbusto se debilite y si llega la temporada de invierno, el frio y las heladas podrían causar daños irreversibles.
    En caso que haya mucho que cortar, lo mejor es dividir la poda en varias fases o etapas para darle tiempo a la planta para que pueda recuperarse y mantenerse fortalecida.

  • No cortes demasiado:
    Así como no hay que excederse con la poda, tampoco hay que cortar demasiado las ramas. Nunca se debe quitar más de un tercio de su longitud. Si se corta más, la rama quedara muy débil y podría secarse.

  • Corta solo el extremo de las ramas para conseguir un romero más tupido:
    Si el objetivo es que la planta de romero se vuelva más tupida, entonces en la poda se deben cortar de 5 a 10 centímetro del extremo de cada rama. Como consecuencia, a la rama le crecerá un nuevo brote y cuando estos se desarrollen aumentaran el follaje.