Uno de los requisitos casi obligatorio para que los árboles frutales den frutos de calidad y con mucho sabor, es una poda de calidad.

No se preocupe, la poda de árboles no es una ciencia. En muchas Web’s podemos encontrar con que que diferentes frutales se podan de diferentes maneras, lo cual es cierto en cierta medida, pero hay un proceso simple de tres pasos que funciona para la gran mayoría de los árboles frutales.

Fuera de los trópicos, la mayoría de las árboles son de frutas de pepita, como por ejemplo manzanas, peras y membrillos o frutas de hueso como lo son los melocotones (duraznos), cerezas, albaricoques, ciruelas o cualquier otra fruta con carozo. 

Este método de tres pasos para podar funciona para ambos tipos de árboles frutales.

Aunque la poda de verano no es dañina para los árboles, el invierno facilita las cosas. Sin el follaje del árbol, realmente puedes ver lo que estás haciendo y realizar una poda perfecta.

Paso 1 para podar – Lipieza del árbol

Limpieza del arbol

Para comenzar con la poda, debemos retirar cualquier rama o tronco que esté muerta, dañada o enferma.

También deberemos retirar todos aquellos brotes que provienen de la base del tronco, llamados ‘retoños’.

Si observamos algunos brotes que crecen sospechosamente rectos desde algunas de las ramas principales, son “brotes de agua”, y también deben eliminarse.

Con todos estos cortes de limpieza, es importante podar las ramas al ras del miembro más grande del que están creciendo, no deje pequeños trozos.

Paso 2 para podar – Afinar

Afinar arbol

El objetivo del afinamiento del árbol, es permitir que entre luz solar y aire en el dosel, lo que aumentará la producción de frutas y reduce los problemas de plagas y enfermedades.

Primero, se debe eliminar las ramas que crecen hacia abajo, hacia el centro del árbol o que se cruzan con otra rama.

Una vez que haya sacado todas estas ramas, aléjese del árbol y eche un vistazo. El objetivo es tener ramas espaciadas uniformemente que se extiendan en un patrón agradable, similar a un fractal desde el centro.

Si observas ramas encimadas o dos ramas o más creciendo desde una sola entrepierna en un ángulo estrecho, por ejemplo, o desde diferentes puntos, pero de forma paralela, debes cortarlas a todas menos una, dejando la rama con el aspecto más saludable y el mejor ángulo de crecimiento.

Las ramas con ángulos más anchos pueden romperse cuando están cargados de frutas y los ángulos más estrechos conducen a un crecimiento espeso y una rama con frutas que es demasiado alta para recolectarla.

Luego, continúe afinando el árbol hasta que quede con un buen espacio de aire de 6 a 12 pulgadas (25 cm aprox.) alrededor de cada rama. 

Cuanto más pequeñas son las ramas, más cerca pueden estar una de la otra.

Al igual que con los cortes de limpieza, todos los cortes de afinamiento deben hacerse al ras de la rama desde donde crece.

Paso 3 para podar – Corte de puntas

Corte de puntas

El último y más fácil de los 3 pasos, es básicamente cortar todas las puntas de las ramas del árbol.

La idea es podar el crecimiento más externo del árbol para que las ramas se vuelvan más cortas y gruesas a medida que crecen, en lugar de largas y desgarbadas. 

Este tipo de corte evita que las ramas se rompan bajo el peso de la fruta, pero los pomólogos (científicos de la fruta) le dirán que también hace que las hormonas del árbol activen el crecimiento más bajo en la copa, lo que hace que los árboles sean más pequeños y fructíferos.

Cortar las puntas de las ramas significa cortar del 20 al 30 por ciento del crecimiento del año pasado. 

Puede distinguir el crecimiento del año anterior del crecimiento de dos años por el anillo arrugado de la corteza que rodea cada tallo. 

Dependiendo del vigor del árbol, esto puede ser de 5 a 30 cm hacia atrás desde la punta de cada rama.

A diferencia de los pasos anteriores, estos cortes se realizarán parcialmente en cada rama. 

Debe cortar cada rama unos 2 centímetros por encima de un brote que mire hacia la dirección en que desea que crezca esa rama el próximo año. 

Si hay otra rama cerca a la izquierda, por ejemplo, pode de nuevo a un brote en el lado derecho de la rama.

Consejos para la poda de frutales

  • Las tijeras de podar deben estar muy bien afiladas para realizar cortes limpios y fáciles: si no sabe cómo afilar las suyas, muchas ferreterías a menudo ofrecen el servicio por una pequeña tarifa
  • Como medida de prevención de enfermedades, sumerja las cuchillas de sus tijeras de podar en solución de alcohol isopropílico durante 30 segundos para desinfectarlas antes de podar otro árbol.
  • Limpie la madera podada alrededor del árbol y deséchela, especialmente si contiene material enfermo